Antiguas Imágenes Titulares

Santísimo Cristo de la Agonía.

Hasta que en 1972 se bendijo la portentosa imagen del actual Crucificado, debido a la gubia de Francisco Buiza, la cofradía ha tenido diversos titulares cristíferos que han ido alimentando la devoción de feligreses y hermanos durante más de setenta y cinco años de historia de la cofradía. Hagamos un breve repaso:

1.- Los antecedentes del primer Crucifijo que poseyó la hermandad no son nada claros. El malogrado profesor Agustín Clavijo mantuvo la teoría de que uno de los fundadores de la cofradía, Antonio Rojo, encargó la imagen a los talleres gerundenses de José María Matot (Olot-1935), por expreso deseo de su madre, quien profesaba una intensa devoción al Crucificado de la Agonía de la localidad santanderina de Limpias y en cuya efigie se inspiraría decididamente la imagen malagueña. En cualquier caso, nuestro hermano e historiador, Andrés Camino, ha discrepado sobre la afirmación de que la talla fuera bendecida en San José, el 19 de marzo de 1935, puesto que se presume fundadamente que al menos hasta noviembre de 1935 no se reinició el culto en San José (cerrada desde los desastres del 31) y que, como también se ha demostrado por la noticia hallada por la profesora María Encarnación Cabello en “La Unión Mercantil” de su edición de nueve de junio de 1935, la cofradía se fundó en Las Catalinas y que allí estuvo al menos desde el 7 de junio de 1935 puesto que la primera noticia documental que se tiene de la radicación canónica en San José no aparece hasta el 11 de abril de 1936. Por tanto la imagen de Olot pudo estar expuesta al culto en la Semana Santa de 1936, pero no en la de 1935, por otra información igualmente aparecida en el Diario de Málaga. Sin embargo, la talla del Crucificado no salió por la lluvia y pocos meses después desapareció en los saqueos que se practicaron en San José tras estallar la Guerra Civil. (1)

2.- Tras la Guerra Civil, la cofradía hubo de refundarse y partir prácticamente de cero. Sin embargo, rápidamente encargaron la nueva hechura del Cristo al escultor granadino José Martín Simón (1938), prolífico artista que se encargó principalmente de recuperar el patrimonio estatuario procesional de nuestra ciudad tras el conflicto bélico. Los hermanos de las Penas pidieron al imaginero que la obra fuera copia del anterior para mantener la iconografía del Cristo de Limpias. En opinión de Agustín Clavijo, la obra “era muy mediocre, en cuanto a calidad artística, (…) muy blanda de forma y expresión y carente de verdadera unción religiosa”. La talla fue costeada por el Cuerpo de Carabineros de Málaga pero no terminó de cuajar en el gusto de hermanos y cofrades por su “colosal volumen” lo que le valió el sobrenombre de “Goliat”. Expresadas estas inquietudes a Pérez Hidalgo, los dirigentes de aquél entonces, le pidieron que lo rebajara de volumen, extremo que consiguió. Sin embargo, tras procesionar por primera vez en 1947, finalmente se decidió su sustitución. Actualmente el Cristo se encuentra en la Iglesia de San José Obrero sita en el populoso barrio de Carranque.

3.- Posteriormente, Pedro Pérez Hidalgo (Málaga-1948) realiza una nueva imagen del Crucificado de la Agonía siguiendo nuevamente el modelo iconográfico del Crucificado de Limpias. En la crónica del diario “La Tarde” se tilda de “verdadera obra de arte” la hechura de la nueva Imagen. Sin embargo, Clavijo reconoce que “aun mejorando la anterior, la obra presentaba un modelado duro y seco así como un rostro inexpresivo”.

4.- La llegada en la década de los sesenta del pasado siglo de un grupo de cofrades procedente de la Hermandad de la Cena e integrado por, entre otros, Jacinto Torres y Juan Ramírez, supone el inicio de la transformación estética de la cofradía. Surgen nuevas ideas que van a incidir en el patrimonio imaginero de la corporación. El gran precursor de la asunción de esta nueva tendencia estética fue sin duda alguna don Juan Casielles del Nido. Así las cosas, se empieza a barajar la idea de encargar una nueva imagen que se ajustara a los cánones clásicos del barroco sevillano desdeñándose la posibilidad de seguir incidiendo en la iconografía inicial del Cristo de Limpias. En 1970 se decide, por consejo de Juan Casielles, confiar en el escultor granadino Rafael Barbero Medina para la hechura de la nueva efigie, poniéndose como condición que el modelo a seguir fuera el Cristo de la Conversión de la sevillana hermandad de Montserrat, realizado por el cordobés Juan de Mesa y Velasco. La hermandad pagó 100.000 pesetas por la obra. La talla se bendice en San Julián en 1971 pero no llega a procesionarse por la lluvia en la jornada del Martes Santo. Subido al trono el Señor, los cofrades de las Penas advierten lo reducido de su tamaño y su incompatibilidad con los fines procesionales. Inmediatamente se consulta con Barbero la posibilidad de modificar la imagen pero éste no accede explicando que la Imagen ya está acabada y que ese ha sido el resultado. Ante esta negativa se decide sustituir la talla y encargarla al taller de Francisco Buiza con los mismos presupuestos estéticos.

El destino del Cristo de Barbero no fue otro que el del taller del autor carmonense puesto que le fue entregado como parte del pago para la hechura de la nueva imagen. Hoy en día, la efigie se advoca como Cristo de la Misericordia y es titular de la única cofradía que procesiona el Sábado Santo en la localidad onubense de Moguer que la adquirió del taller de Buiza en 1975. Recibe culto en la Capilla de San Sebastián o de Padre Jesús, llamada así por estar presidida por el titular de la Cofradía del Nazareno.

Por último, resulta interesante destacar la historia relativa al que pudo ser y no fue Crucificado titular de la Cofradía de las Penas. Afirma Camino que en el mes de abril de 1940, el teniente hermano mayor de aquel entonces, Alberto Torres de Navarra, había dado a conocer en la hermandad que en el Convento de las Clarisas, anexo a la Parroquia de la Divina Pastora y Santa Teresa, se hallaba la imagen de un valioso Crucificado. De hecho, las negociaciones con las religiosas iban por buen camino hasta que todo se truncó debido a la intercesión del señor Obispo que había propuesto, con el beneplácito del Cabildo Catedralicio, la dedicatoria de una capilla en la Catedral a las víctimas de la guerra y presidida por el Crucificado en cuestión. El que pudo ser el Cristo de la Agonía se denominó finalmente “de la Victoria” y ha sido atribuido por la historiografía moderna al escultor Alonso de Mena fechado probablemente entre 1630 y 1640, existiendo una obra del mismo autor tremendamente parecida y que recibe culto en la Iglesia de San José de Madrid.(2)

Santísima Virgen de las Penas.

Andrés Camino ha señalado que una vez que la cofradía quedó radicada canónicamente en San José, se adoptó como titular mariana a una imagen de la Virgen que había pertenecido a un grupo escultórico de una Sagrada Familia datada en el Siglo XVIII, consiguiéndose salvar la cabeza y la mano derecha en la destrucción a la que se vio sometida el templo en mayo de 1931. El profesor Clavijo sin embargo sostuvo que la talla fue entegada a Navas Parejo para su restauración en 1933 extremo que parece improbable puesto que los cofrades de las Penas no llegaron a San José hasta 1936, siendo más razonable pensar que una vez allí tomaron para sí la Virgen y procedieron a efectuar la transformación de Imagen Gloriosa a Dolorosa.(3) La talla fue salvada posteriormente de los aconteceres del conflicto bélico civil y se mantuvo procesionando hasta que se bendijo la Virgen de Eslava en la década de los sesenta. Algunos dicen que la escondieron previamente en los almacenes de Baldomero Alfaro y otros aseguran que fue trasladada al Convento de las Adoratrices. Las actas de julio de 1938 apuntan a que la Virgen la guardó un hermano.

El Padre Llordén siquiera dedica unas pocas líneas a la hermandad en su volumen recopilatorio de trabajos de investigación realizados sobre las cofradías malagueñas. Tan sólo señala que “la imagen de la Virgen, talla del siglo XVIII, fue donada a la hermandad por una familia y pudo ser salvada por las turbas que saquearon el templo”.(4)

Actualmente, la primitiva talla de la Virgen de las Penas, que salió hasta 1963, se encuentra en las dependencias de la Hermandad, conservándose medio cuerpo y transformada con ropaje encolado y estofado.

(1) CAMINO ROMERO, ANDRÉS. Artículo: “La Cofradía de las Penas entre 1935 y 1942”. Revista Cáliz de Paz, número 4. Cuaresma 2008. Págs. 79 y 80.

(2) Íbidem. Pags. 84 y 85.

(3)Íbidem. Pags. 80 y 81.

(4) R.P. LLORDÉN, ANDRÉS y SOUVIRÓN, SEBASTIÁN. “Historia Documental de las Cofradías y Hermandades de Pasión de la Ciudad de Málaga”. Málaga, 1969. Pág. 411.

Cofradía del Stmo. Cristo de la Agonía
y María Stma. de Las Penas

Plazuela Virgen de las Penas S/N
29008 Málaga
España

Teléfono y e-mail

Tel.: +34 952 603 919
Email:laspenas@cofradiadelaspenasorg

© Cofradía de Las Penas - 2011