Cristo de la Agonía

Potencias.- Puede acudirse a un fantástico artículo del Dr. Sánchez López para entender la profunda simbología que se sustrae de este curioso y extendido aditamento de la estatuaria cristífera. De hecho, las representaciones de Cristo son reconocibles por las potencias. Su origen, según el estudio que publica este investigador, “remite a un antiguo concepto de la filosofía aristotélica reiterado dentro del Islam por Avicena e inteligentemente adaptado al pensamiento cristiano medieval por Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura. Aristóteles partía de la consideración de que todos los seres humanos poseemos cinco géneros de potencias del alma, dentro de los cuales se distinguen las tres 'potencias' intelectivas: memoria, entendimiento y voluntad, que proporcionan al ser humano las facultades de poder pensar y de querer libre.”

En efecto, “Cristo como hombre verdadero, también las poseía aunque desarrolladas en su grado máximo, pues sólo de este modo -y como el hombre por excelencia- pudo ser capaz de reunir la fortaleza física y psíquica necesaria para aceptar, soportar y padecer la Pasión en su cuerpo y en su alma. En consecuencia, las potencias quedaron convertidas, por derecho propio, en los verdaderos atributos heteróclitos de Jesucristo en su triple condición de profeta, sacerdote y rey.”

Iconográficamente, “sus orígenes se retrotraen al arte bizantino, pasando desde oriente a occidente a través de las representaciones carolingias, románicas y góticas. Para ser más exactos, arrancan del nimbo crucífero reservado a Cristo, del que únicamente eran visibles tres brazos de la cruz al quedar el cuarto oculto tras la cabellera. A partir de ahí, las potencias de Cristo adoptan la característica forma de tres rayos de luz que brotan de la cabeza del Salvador a modo de diadema, contando ya unos orígenes pictóricos precisos a partir de los grabados de Alberto Durero, en los primeros años del siglo XVI, popularizándose en España gracias a la obra de El Greco y, particularmente, a través de sus versiones del Nazareno abrazado a la cruz.” (1)

El Señor de la Agonía posee un bellísimo juego de tres potencias labradas en 2006 por el joyero cordobés Manuel Valera en oro de ley, con engarces de rubíes finos y brillantes. Sus dimensiones son 30 centímetros cada unidad.

También cuenta la hermandad con un juego de potencias en plata de ley sobredorada que se deben a la factura del taller Orfebrería Villarreal (Sevilla-1972). Sus dimensiones son de 30 cms la unidad.

Virgen de las Penas

La Virgen de las Penas posee diversas coronas que la hermandad ha adquirido a lo largo de su historia con el fin de honrar precisamente la condición de la Virgen como Madre de Dios y Reina de los Cielos y de la Tierra.

La primera en el tiempo se ejecutó en 1960, en los talleres sevillanos de Orfebrería de Villarreal, y en plata de ley sobredorada. Sus dimensiones son: 0,60 x 0,68 cms.

También posee una corona de culto diario en alpaca plateada realizada por los talleres de Orfebrería Brihuega (Sevilla-1988)

Actualmente procesiona con la corona de oro de ley con engarces de rubíes y brillantes que le fue donada por los hermanos, según diseño de Fernando Prini y ejecución del joyero Manuel Valera (Córdoba 2003-2004). Esta presea le fue impuesta en ceremonia solemne oficiada en conmemoración del L Aniversario de la Proclamación de la Realeza de María. Su hechura recibe una clara influencia del lenguaje de Cayetano González al tratarse de una reinterpretación de la presea ideada para la Virgen de la Amargura de Sevilla, de 1954, si bien se aplica una serie de variaciones que la hacen singular y proporcionada a la testa de la Dolorosa de Eslava Rubio. Elementos florales y vegetales como la hojarasca y las azucenas, se entremezclan con piezas arquitectónicas en claves de pilastras y medallones, donde reside parte de su iconografía, con escenas de la vida de la Virgen. Sus dimensiones son: 0,46 x 0,55 cms.

María Santísima de las Penas también cuenta en su ajuar con dos puñales; aditamentos que representan el Dolor de la Virgen siguiendo la letra de la profecía de Simeón: “… y una espada atravesará tu alma”. El primero, en plata de ley sobredorada, procede del taller de Orfebrería Villarreal (Sevilla-1961). El segundo, en oro de ley, brillantes y rubíes, fue ejecutado por el joyero y orfebre Manuel Valera (Córdoba-2007).

Por otra parte, también debe destacarse la factura de la cruz pectoral realizada igualmente en oro de ley, rubíes y brillantes por Manuel Valera (Córdoba-2007).

Sayas. - La Virgen posee varias sayas que alterna según lo requieren los cultos a celebrar:

- Cuenta con una ejecutada por los talleres de Esperanza Elena Caro (Sevilla-1962) bordada en hilo de oro fino y seda sobre tisú blanco. Fue pasada a nuevo tejido por los talleres de Fernández y Enríquez (Brenes-1998).

- De los bordados extraídos de los antiguos bordados de los estandartes realizados por Leopoldo Padilla (Sevilla-1954) y pasados a terciopelo azul, se realizó una saya en los talleres de Manuel Mendoza (Málaga-2005).

- También del pasado de bordados antiguos, en este caso de un traje de torero, se realizó en hilo de oro entrefino una saya sobre tela de raso blanco (1962).

- Con los bordados del antiguo palio se ejecutó una saya asimétrica, según diseño de Salvador Aguilar Sanmiguel y ejecución de Manuel Mendoza

- Por último, en 2006 la hermandad adquirió una saya bordada en hilo de oro fino sobre terciopelo burdeos realizada por los talleres de Manuel Mendoza, según diseño de Salvador Aguilar y donada por el grupo de camareras de la hermandad.

Mantos.- Amén de la efímera obra floral que cada año lleva sobre sus espaldas nuestra Amantísima Madre, la hermandad dispone de una colección de mantos de culto interno que podemos detallar a continuación:

- Por un lado, posee un manto cuyos bordados fueron realizados en hilo de oro a realce por Leopoldo Padilla Vic (Sevilla 1950) y se han pasado a terciopelo rojo burdeos en los talleres de Manuel Mendoza y Salvador Aguilar (Málaga-2003).

- Igualmente, siguiendo la técnica del pasado por el mismo autor y procedentes nuevamente de bordados de Leopoldo Padilla (Sevilla-1950), se realizó un manto sobre terciopelo azul (Málaga 2006).

- La hermandad encargó a los talleres de Fernández y Enríquez (Brenes-1997) la hechura de un manto bordado a realce en hilos de oro y sedas sobre terciopelo verde.

- Por último, la cofradía posee un manto cuyos bordados proceden de trajes de torero cuyo origen se remonta a 1960 y 1975.

Toca de Sobremanto.- La Virgen de las Penas procesiona con una toca de sobremanto bordada en hilo de oro a realce sobre malla que fue ejecutada por los talleres de Fernández y Enríquez (Brenes-1998).

De igual modo, resulta interesante destacar la rica variedad de encajes que posee en su ajuar nuestra Amantísima Madre procedentes de distintos anticuarios.

(1)SÁNCHEZ LÓPEZ, JUAN ANTONIO. “Atributos de la escultura procesional. Las potencias de Cristo”. Artículo de investigación publicado en Diario Sur (07-04-2009).

Cofradía del Stmo. Cristo de la Agonía
y María Stma. de Las Penas

Plazuela Virgen de las Penas S/N
29008 Málaga
España

Teléfono y e-mail

Tel.: +34 952 603 919
Email:laspenas@cofradiadelaspenasorg

© Cofradía de Las Penas - 2011