La Hermandad en el Siglo XXI: Hacia el horizonte de una sede definitiva.

En 2002 se fraguaron otras dos novedades para la puesta en escena de la cofradía: por un lado, se recuperaría la escolta de los pasos por parte de miembros del instituto armado de la Guardia Civil, tras muchos años de ausencia y, por otro lado, se incorporarían sendas capillas musicales antecediendo a los Sagrados Titulares únicamente por el interior de las naves de la Catedral.

Así mismo, durante el transcurrir de la Estación de Penitencia, el Santísimo Cristo sufre un fortuito percance debido al golpe que se le propinó por un alzacable fragmentándole el dedo corazón de la mano izquierda. Tras la Semana Santa, la restauradora Dña. Beatriz Prado Campos procedió a reintegrárselo y a efectuar las reparaciones correspondientes en materia de policromía e imprimación.

Igualmente, durante la festividad de Santiago Apóstol, en fecha 25 de julio de 2002, se celebraría Cabildo General Extraordinario de Elecciones resultando vencedora la única candidatura presentada y nuevamente encabezada por D. Francisco Manuel Calderón Rodríguez.

Durante el año 2002, nuevamente la normal convivencia entre las instituciones que radicaban en San Julián se vería amenazada debido a una serie de acuerdos que tomaba la Asamblea General de la Agrupación de Cofradías (en fechas 25 de abril y 11 de junio de 2002) así como por la Junta de Gobierno de la Agrupación (11 de julio de 2002), en referencia al uso de la Iglesia y sus dependencias que afectaban de manera incuestionable a la hermandad de las Penas, y que podían resumirse en sustancialmente tres:

a) Clausura de la puerta de comunicación entre las dependencias de la Cofradía y los elementos comunes del edificio de San Julián.

b) Desmontaje inmediato de los tronos procesionales tras haber finalizado la Estación de Penitencia el Martes Santo.

c) No quitar, ni tapar, la Imagen del Santo Cristo Resucitado, cuando hayan de celebrarse los Cultos Solemnes de la Hermandad de las Penas.

Ante estos acuerdos adoptados, la cofradía interpone primero un recurso de reposición ante la Junta de Gobierno y ante su desestimación, ulterior recurso e apelación ante la Asamblea General de la Agrupación.

Igualmente, el recurso sería rechazado en la sesión de la Asamblea agrupacional celebrada en fecha de 18 de diciembre de 2002, decidiendo la Hermandad presentar ante la Autoridad Eclesiástica, recurso de Súplica, previo Informe del Sr. Fiscal.

En fecha de 12 de febrero de 2003, se resuelve el recurso y se formaliza un Protocolo de funcionamiento de la Iglesia de San Julián. En él se da cuenta de los siguientes aspectos:

1.- Con respecto al tema de la clausura de la puerta de comunicación entre las dependencias de la Cofradía y los elementos comunes del edificio de San Julián, “dicha puerta permanecerá cerrada (…) no impide el acceso a la dependencia en la que se encuentra la actual Secretaría de la Cofradía, ya que tiene entrada independiente y con salida a la calle. No habrá inconveniente como consta en la citada acta de la Junta de Gobierno de la Agrupación, para abrir la puerta referida en momentos puntuales y necesarios para el desarrollo del culto o salida procesional, siempre previo aviso a la Agrupación con el tiempo necesario (…)”.

2.- Respecto del desmontaje inmediato de los tronos procesionales tras haber finalizado la Estación Penitencial del Martes Santo, se procederá como indicaba el acta de la Junta de Gobierno de la Agrupación, “(…) el trono del Santísimo Cristo de la Agonía deberá estar desmontado en la tarde del Miércoles Santo”.

3.- Con respecto a “no quitar ni tapar la Imagen del Santísimo Cristo Resucitado cuando hayan de celebrarse los cultos solemnes de la Hermandad de las Penas”, el Obispado precisaría, además de la exigencia del respeto a las normas litúrgicas, que el hecho de que el Resucitado sea la Imagen Titular de la Agrupación no significa que tenga que presidir los cultos propios de la Cofradía y que por ello, en sus cultos principales (Triduo del Cristo de la Agonía), podrá instalarse al Titular presidiendo el Altar Mayor, bien ocultándose, o bien trasladándose el Cristo Resucitado a otro lugar distinto de la Iglesia.

En cuanto a “las llaves de San Julián”, el responsable último es la Agrupación de Cofradías. Toca a ésta reglar el acceso al templo, teniendo en cuenta el uso del mismo por parte de la Cofradía. Se establecerá un calendario de uso que se consensuará. “Y si estimase la cofradía abrir diariamente la Iglesia lo comunicará a la Agrupación como responsable última, y ciñéndose a lo que ésta marque con respecto a la llave.”

Por último, no procede que la Cofradía de las Penas solicite todos los años a la Agrupación de Cofradías salir del interior de San Julián, ya que es un derecho de la citada Hermandad el tener en la Iglesia su sede canónica; basta la comunicación pertinente.

El día 8 de noviembre de 2002 se celebraría Cabildo Extraordinario en la que se daría cuenta a los hermanos de los problemas surgidos a raíz de los acuerdos adoptados por la Agrupación de Cofradías. Igualmente, durante el transcurso de la sesión, se acordó solicitar al Obispado la agregación de la Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo, inactiva en ese momento.

En dicha solicitud se había hecho constar que la cofradía siempre se había sentido heredera de dicha entidad asistencial, puesto que no en vano tenía su sede en la que fuera la Sala Capitular de la Caridad y era depositaria de su Archivo Histórico. Como había tenido ocasión de afirmar Andrés Camino, la cofradía había realizado en fecha de 27 de octubre de 1970 un inventario de los enseres encontrados en San Julián a su llegada en mayo de 1966, poniendo de manifiesto que los mismos pertenecían a la Hermandad de la Santa Caridad la cual había quedado prácticamente desaparecida algunos años antes en el caso de que la hermandad que tuviera que salir de San Julián.

Entre esos efectos se encontraba “El Triunfo de la Santa Cruz”, lienzo realizado por el pintor Juan Niño de Guevara, y que copaba el altar mayor aunque en cierto riesgo por la ubicación sobre el cuadro de una hornacina de la Virgen Milagrosa. La hermandad de las Penas llevó una acendrada defensa del asunto dirigiéndose primeramente a la Asociación que daba culto a dicha imagen mariana –sin demasiado éxito- y, posteriormente, al presidente de la Academia de Bellas Artes, requiriéndole la adopción de medidas urgentes y apuntándosele que la cofradía estaba dispuesta a correr con los daños del lienzo. Pasada la Semana Santa de 1972 se le comunicaría a la Hermandad por parte de la Vicaría General del Obispado que podía trasladar el retablo de la Milagrosa a otro emplazamiento así como que mandara el cuadro a restaurar.

Por lo demás, el año 2003 resultó frustrante en lo meteorológico ya que la hermandad no pudo salir a la calle por la lluvia, incidencia que no se producía desde 1974. Tan sólo haría el itinerario completo, y con bastante retraso, la cofradía perchelera de La Humillación. En la crónica del día siguiente, Diario Sur precisaba que “la junta de gobierno estuvo sopesando durante más de dos horas qué decisión adoptar. (…) Al final, y al ver que la amenaza de lluvia persistía, en un cabildo de capataces, mayordomos y la comisión permanente se optó por permanecer en el templo (…). La cofradía barajó la posibilidad de hacer un recorrido abreviado, que consistía en dirigirse directamente a la Catedral y hacer estación de penitencia en el templo. Sin embargo, también se desechó esta opción por motivos de seguridad. El Director Espiritual de la Hermandad dirigió unos rezos en los que participaron los componentes del frustrado cortejo. Al finalizar las oraciones se abrieron las puertas de San Julián y empezó a entrar la gente a ver las imágenes y los tronos.”

En una triste jornada de Viernes Santo, 18 de abril de 2003, fallecía D. Antonio Rojo Carrasco, fundador que fuera de la Corporación.

El año 2004 quedaría para los anales de la historia institucional. Se conmemoraba el cincuentenario de la proclamación de la Realeza de María, Verdad fundamental de la Iglesia Católica que sostiene que María como Madre de Dios, del Rey de Reyes, es Emperatriz del Universo, Reina de Cielos y Tierra. La hermandad de las Penas había sido la primera institución penitencial de la ciudad en honrar anualmente esta liturgia proclamada por S.S el Papa Pío XII en 1954.

Por eso se decide realizar una serie de actos en honor de su Sagrada Titular volviendo a reivindicar la vigencia de la proclamación papal, para que a través de Ella se pudiesen difundir las Virtudes de María, glorificada en el Cielo, en su papel de mediadora junto a Dios.

Y qué mejor forma de testimoniar la defensa de este Voto que la ofrenda a Nuestra Señora de una corona de oro, intención que se había venido gestando desde 1999. Dibujada por Fernando Prini y realizada por Manuel Valera y los hermanos Zamorano, se le impondría en un solemnísimo pontifical celebrado en la Parroquia de los Santos Mártires en la jornada del seis de noviembre. La Virgen presidió la ceremonia en el Altar Mayor.

Una semana después, una vez devuelta la Virgen a San Julián, se llevaría a cabo una salida extraordinaria en su paso de palio por las calles del centro histórico de la ciudad. Para la ocasión, la imagen de Eslava Rubio luciría el manto de procesión de la Virgen de la Estrella, afectuosamente cedido al efecto por la cofradía de la Humillación. (Más información en “Efemérides”).

En el plano institucional y tras años de intensas gestiones, la Junta de Gobierno alcanzaría un acuerdo con el Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga para la cesión de un solar en la confluencia de la calle Pozos Dulces con la de Arco de la Cabeza.

Los hermanos serían citados a Cabildo General Extraordinario en fecha 23 de abril de 2004, dándoles cuenta de tan satisfactorio acuerdo y sometiéndoles a su criterio la aprobación del Proyecto de la futura Casa Hermandad.

Tras la firma de la escritura, se realizarían las gestiones oportunas con profesionales de la arqueología para la realización de las correspondientes catas.

Con inmenso gozo, se anunciaría que el acto de colocación de la primera piedra de la nueva Casa de Hermandad y Oratorio de la Cofradía se iba a llevar a cabo en la jornada del domingo 22 de mayo de 2005, Festividad de la Realeza de María, a las once de la mañana contando con la presencia del Sr. Obispo de la Diócesis Malacitana, Monseñor Dorado Soto y del Excelentísimo Sr. Alcalde, D. Francisco de la Torre Prados. Así rezaba la información suscrita por D. Jesús Hinojosa en Sur (23-05-2005): “La Cofradía de las Penas pone la primera piedra de su nueva capilla en la calle Pozos Dulces. La construcción, que tendrá un diseño clásico, completará la recuperación de un entorno que albergará varias promociones de pisos. La actuación restaurará una parte de la antigua muralla de la ciudad”.

Durante el transcurso de los cultos de la Realeza, se estrenaría una Cruz de nueva hechura, remembranza de la antigua Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo, para la Mesa de Gobierno. La pieza se compone de una Cruz arbórea con once nudos, a cuyos pies se encuentra un corazón en llamas y una calavera sobre una roca.

La misma había sido realizada por un hermano en madera de cedro. Los trabajos de dorado y policromado habían correspondido a los talleres del afamado dorador hispalense D. Manuel Calvo.

El año 2006 se iniciaría con una importante noticia. Pasada la Epifanía del Señor, en la jornada del 18 de enero de 2006, el Sr. Vicario de la Diócesis, Rvdo. Don Alfonso Fernández Casamayor, firmaba el decreto en el que se autorizaba la agregación de la histórica Hermandad de la Santa Caridad a la cofradía de las Penas, evitándose su extinción, según las leyes canónicas.

El solemne acto de agregación tuvo lugar el 28 de enero de 2006 en una abarrotada Iglesia de San Julián, que se encontraba exornada para la ocasión. El altar mayor se encontraba presidido por los cuatro evangelistas escoltados por dieciséis cirios azules. La primera función principal de instituto con esta nueva denominación se celebró el domingo 12 de marzo, interpretándose la misa barroca.

En la jornada del miércoles de Ceniza de 2006, se celebró de forma externa por las calles de la feligresía, el Vía Crucis cuaresmal de la Cofradía, presidiéndolo la talla del Señor de la Agonía con motivo del V Centenario de la consagración de la Parroquia de los Mártires. (Más información en “Efemérides”).

En los primeros meses de 2006, la Junta de Gobierno seguiría recibiendo presupuestos para la construcción del Oratorio y la Casa de Hermandad, tal y como así se acordara en Cabildo General. En la mañana del 21 de marzo se procedió a efectuar el pago de la licencia municipal de obras.

Pasada la Semana Santa, durante casi cuatro meses coincidiendo con el periodo estival del año 2006, los sagrados titulares de la cofradía de las Penas recibieron culto en la Parroquia de los Santos Mártires debido a las obras que se efectuaron durante ese tiempo en San Julián. En la jornada del 20 de octubre, se procedió a trasladar nuevamente a las imágenes a su sede canónica. Las tallas del Santísimo Cristo de la Agonía y de María Santísima de las Penas fueron trasladadas en andas precedidas de hermanos con cirios y acompañadas por un cuarteto de metal.

En la jornada del 22 de Diciembre de 2006 era aprobada por el Obispado de Málaga la Junta de Gobierno de la Hermandad de las Penas, encabezada por el hasta entonces Hermano Mayor, Francisco Calderón Rodríguez, después de que fuera elegido por una amplia mayoría de hermanos tras los comicios celebrados el 25 de julio de 2006.

El proceso de ratificación por parte de la autoridad eclesiástica se había demorado por espacio de cinco meses, hecho éste sin precedentes en la historia de las hermandades de nuestra ciudad, como consecuencia del escrito de impugnación del proceso electoral que se había presentado por el otro candidato a Hermano Mayor en fecha de 11 de septiembre de 2006.

Salvado este trance, sábado, día 13 de enero, en su remozada sede de la Iglesia de San Julián, ante sus veneradas Imágenes Titulares, se celebró solemne Misa, en el transcurso de la cual tomaron posesión los Oficiales de Junta, así como las Camareras de la Santísima Virgen.

En Cabildo de Hermanos celebrado en fecha de 25 de mayo de 2007, la Archicofradía del Santísimo Cristo de la Agonía y María Santísima de las Penas aprobaría por mayoría, iniciar el expediente de Coronación Canónica de María Santísima de las Penas, el encargo de una talla de San Juan Evangelista para culto interno así como la composición de una Comisión para el 75 Aniversario Fundacional de la Cofradía. Igualmente se acuerda la unificación de los colores corporativos en los hábitos nazarenos, eliminándose el verde de los antifaces del cuerpo de la Virgen, quedando únicamente el burdeos. Igualmente, se incorpora cola a la túnica y el escudo bordado en el antifaz.

En 2008 se acometería una reforma integral de las Reglas. Se puso en vigor la nueva denominación o título de la Hermandad, con la incorporación de la hermandad de la Santa Caridad, así como el nuevo escudo o blasón, viniendo a sustituir al anterior que, no era ni más ni menos que el propio del Obispo fundador de la antigua capilla de San José, ya desaparecida, y donde tuvo su fundación la corporación.

Sin embargo, el Obispado revertiría la agregación de la Archicofradía decretada en 2006 aunque aprobando insólitamente la modificación de reglas propuesta por la Hermandad y ratificada en Cabildo de Hermanos, en cuyos apartados 1º y 2º aparecen tanto el nuevo nombre con la inclusión de la entidad asistencial como el escudo heráldico, respectivamente.

A pesar de este sinsabor, la Hermandad no podría dejar de rotular el año 2008 como uno de los más significativos de su corta pero intensa historia. Durante un mágico ciclo otoñal se cuajaría el traslado definitivo a la nueva sede construida en la collación de Pozos Dulces.

En la jornada del 4 de octubre se bendice en San Julián, durante el transcurso de la Misa de Inicio del Curso Cofrade oficiada por el padre Manuel Gámez, la nueva imagen de San Juan Evangelista que formaría parte del futuro Calvario que se representaría en el altar Mayor del Oratorio. Dicha obra se debe al imaginero D. José Antonio Navarro Arteaga, con taller en la trianera calle Betis. Sería la segunda ocasión en que este consumado artista, además hermano de la cofradía, realizara un trabajo para la Institución después de los excelentes Evangelistas del paso del Señor que se le encargaron en 1996.

Tras una serie de actos cultuales de despedida del templo de San Julián (Más información en “Efemérides”), se trasladarían los Titulares –el Santísimo Cristo de la Agonía y la Virgen de las Penas- en la jornada del sábado 25 de octubre de 2008 al nuevo templo de forma extraordinaria. El Señor lo hizo en unas sencillas y coquetas parihuelas y la Virgen en su paso pero sin palio acompañado por la banda de la Expiración.

La ceremonia de consagración del nuevo Oratorio se llevaría a cabo en una tarde lluviosa de la festividad de Todos los Santos (1 de Noviembre). Fue oficiada por el obispo administrador apostólico, D. Antonio Dorado Soto.

Por lo tanto, la Semana Santa de 2009 depararía momentos históricos, comparables con los que se vivieron aquél Lunes Santo de 1943, o en la primera salida del interior de San Julián en 1992. La cofradía esbozó sus recias maneras desde un entorno inédito para el procesionismo patrio y además estrenó todas las túnicas de nazarenos con las características anteriormente reseñadas.

En la octava de la Festividad del Apóstol Santiago, se celebrarían nuevas elecciones en las que resultaría elegido Hermano Mayor, D. Francisco Manuel Calderón Rodríguez, revalidando su liderazgo tras ser masivamente apoyado por los hermanos -86% de los votos válidamente emitidos- e iniciando un nuevo periplo hasta 2014. Las notas predominantes fueron la tranquilidad y el sosiego con las que se celebró la sesión electoral así como el carácter de votación abierta, modo en que se desarrollaron las votaciones, a diferencia de citas anteriores que transcurrieron en cabildo cerrado.

Entre 2009 y 2010 celebró la Corporación su Setenta y Cinco Aniversario Fundacional caracterizándose el programa de actos por su serena organización y por la sencillez de la actividad cultual, profundizándose en el contenido más que en el continente, teniendo además presentes unos cercanos antecedentes procesionales particularmente pomposos, como se ha comentado anteriormente. (Más información en “Efemérides”).

Los cultos se centraron principalmente en la celebración de un Vía Crucis Extraordinario con la imagen del Santísimo Cristo de la Agonía –visitando los templos con quienes tuvo la Cofradía cierta relación- y una solemnísima Procesión Eucarística desde los Santos Mártires hasta el Oratorio, siendo portada la custodia de Granda por nuestro hermano y sacerdote, Rvdo. D. Salvador Aguilera.

Del mismo modo, y mostrando una vez más la nítida y cada vez mayor inclinación de la Institución Nazarena por la liturgia de la Eucaristía y el culto a Jesús Sacramentado, una comisión de la Junta de Gobierno asistió en Toledo al X Congreso Eucarístico Nacional, entre los días 27 y 30 de mayo de 2010, participando en los diferentes actos programados: conferencias, mesas redondas y celebraciones de culto.

El 2011, inicio de una nueva década de ilusiones y desvelos, comenzaría con una frustrada salida procesional en la jornada del Martes Santo. La cofradía se vería sorprendida por un intenso chaparrón cuando la Cruz de Guía rondaba la calle Cisneros y el paso del Señor de la Agonía se encontraba buscando la calle Compañía. Por su parte, la Virgen de las Penas aún no había salido del Oratorio aunque sí lo había hecho el cortejo que la antecedía prácticamente al completo.

Inmediatamente se tomaría la decisión de regresar al interior del templo lo más prontamente posible. Una vez dentro, y tras un compás de espera de una hora, se decidiría no volver a salir a pesar de que la tarde se había recuperado y el resto de cofradías –salvo Nueva Esperanza- estaban discurriendo con normalidad. El retraso acumulado haría imposible que la cofradía encajase nuevamente en la jornada.

Ha de resaltarse que el 2011 ha sido el cuarto año en que la cofradía no ha podido hacer Estación de Penitencia por la lluvia. Anteriormente, no lo había podido hacer en 1971, 1974 y como se refirió anteriormente, en 2003.

En Junio de 2011, se finalizaría la serie pictórica “Los Triunfos”, obra realizada por nuestro hermano y pintor D. Raúl Berzosa Fernández, habiendo concluido por el momento su intervención en la decoración interior del Oratorio de la Cofradía, que comenzase con la ejecución del fondo del arco y el techo del Presbiterio. (Más información en “Pinturas” de la sección Oratorio)

En otro orden de cosas, nuevamente, las grandes celebraciones de la Iglesia Católica tendrían su repercusión en el foro interno de la Hermandad de las Penas. En esta ocasión, con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud -un encuentro de miles de jóvenes católicos de todo el mundo en torno al Vicario de Cristo, su Santidad, el Papa Benedicto XVI-, a celebrar en Madrid durante el mes de Agosto de 2011, la cofradía se ofrecería a acoger a diversos jóvenes de los 15.000 que aproximadamente se esperaban en la Diócesis (en su camino hasta Madrid) ofreciendo para ello las dependencias de la Casa de Hermandad.

En efecto, entre el 11 y el 15 de agosto, la cofradía y su Grupo Joven recibieron la venida de jóvenes provenientes de Venezuela, principalmente, y convivieron con ellos en encuentros, talleres, en definitiva, formando parte de un intercambio cultural cuyo principal vehículo de expresión lo supuso la Fe común en Cristo.

Por otro lado, en su vertiente más fraternal, la cofradía ha intensificado en sus últimos años su faceta caritativa y asistencial no sólo a nivel interno, sino también con una clara vocación exterior. De hecho, la Corporación se ha sumado a finales de 2011 al proyecto de Economato Social de las Cofradías formando parte de la constitución de la Fundación Corinto, iniciativa que ha hecho realidad la acción benéfica conjunta de, hasta el momento, una veintena de hermandades de penitencia, a saber: Dolores del Puente, Rescate, Amor, Esperanza, Salud, Humildad, Estudiantes, Cautivo, Rocío, Sentencia, Sangre, Expiración, Santa Cruz, Mena, Misericordia, Dolores de San Juan, Calvario, Traslado, Piedad y la nuestra de las Penas.

En la jornada del 24 de octubre se bendijeron las instalaciones del Economato en la antigua casa de Hermandad del Rocío, sita en calle Amargura, por el Obispo, D. Jesús Catalá Ibáñez, el cual estuvo acompañado por el Alcalde de la ciudad, D. Francisco de la Torre Prados, así como el Presidente de la Agrupación de Cofradías, D. Rafael Recio Romero y el conjunto de hermanos mayores de las instituciones implicadas.

El objetivo del Economato será el de facilitar alimentos y productos de primera necesidad a familias en grave riesgo de exclusión social. La asistencia se llevará a cabo a través de las bolsas de Caridad de las cofradías mediante un previo acogimiento y posterior seguimiento de los beneficiarios desde las vocalías de Caridad. Las cofradías participantes en el proyecto sufragarán hasta el 75% del valor de los géneros y cuentan con la posibilidad de apadrinamiento de las familias con problemas económicos graves durante un tiempo determinado.

Durante el mes de Octubre, el de las advocaciones “rosarianas” por excelencia, algunas cofradías penitenciales celebraron mediante cultos procesionales, bien claustrales o bien externos, esta hermosa onomástica que se celebra, en concreto, el día 7 de dicho mes. La hermandad de las Penas ha tenido en el Otoño de 2011, el privilegio de recibir a dos hermandades en el Oratorio, durante el desarrollo de sendos rosarios de la aurora, siendo nuestra sede, lugar de Estación tanto de la Archicofradía de Pasión, como de la Hermandad de la Sentencia, presididos por sus Imágenes Marianas, María Santísima del Amor Doloroso y María Santísima del Rosario en su Misterios Dolorosos.

Del mismo modo, y aunque no recibe el título de Sacramental, la cofradía ha decidido reinstaurar el Turno de Adoración Nocturna, denominado “Virgen de las Penas”, conformando un grupo de hermanos que se reunirán en el Oratorio en torno al Santísimo para honrarlo y tener junto a Él, instantes de convivencia, oración y alabanza. De esta forma, recupera el que con el número 25 se había perdido en 1979. (Más información en “Cultos Internos”).

Finalizando el año, en sede de junta de gobierno, la Hermandad optaría por no renovar el contrato con la banda de Nuestra Señora de la Paz para el acompañamiento musical de la Santísima Virgen de las Penas, y acordaría depositar su confianza en la novel banda “Santa María de la Victoria”, dirigida por D. Antonio del Pino Romero la cual forma parte de la Escuela Benedicto XVI de la Fundación Diocesana de Enseñanza. Esta ilusionada formación, en principio, y por un año renovable, resolverá la cuestión musical tras el paso de palio de la Hermandad.

Llegados a este punto, con una nueva Cuaresma, la de 2012, aterrizando sobre la ciudad, la cofradía de las Penas ha celebrado su Quinario en honor al Santísimo Cristo de la Agonía y consiguiente Función Principal de Instituto, estrenando un precioso Sagrario realizado en madera por el tallista local y hermano de la Corporación, D. Manuel Toledano Gómez, pieza que simbólicamente ha iniciado la construcción del ansiado retablo que culminará el Oratorio.

Dicha costosa y anhelada empresa corresponderá al citado autor, el cual, a pesar de su juventud, ha mostrado ya sobradamente su inmensa calidad artística, con obras tan destacadas como el paso de Cristo de la Hermandad de Pasión y Muerte con sede canónica en la Parroquia de Nuestra Señora del Buen Aire del populoso barrio sevillano de Triana o la finalización del trono de la Sagrada Cena, que dejara sin culminar, el afamado Manuel Guzmán Bejarano, entre otras.

Los Hermanos Mayores en la historia de la Cofradía de las Penas

Por último, y aprovechando unas líneas que escribiera el prolífico historiador y hermano de la corporación, Andrés Camino, no debiera finalizarse esta reseña histórica sin hacerse una referencia concreta y precisa a los distintos Presidentes y Hermanos Mayores que han regido los designios de la cofradía a lo largo de todo este periplo y a los que debemos, por ser de justicia, una parte importante de este desgranado legado(1):

Don Antonio Rojo Carrasco: En documento fechado en Málaga a 7 de febrero de 1934, figura como Presidente de la Junta de Nuestro Padre Jesús de la Agonía y María Santísima de las Penas. Trece años después saldría elegido Hermano Mayor, siéndolo de 1947 al 9 de enero de 1949.

Don Julio Alfaro Martín: En documento datado el 18 de marzo de 1935, es Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Agonía y María Santísima de las Penas. Lo fue también en 1936.

Don Manuel Gutiérrez de la Rosa: En una instancia con fecha 24 de junio de 1935, consta como Presidente de la Comisión fundadora de la Cofradía del Stmo. Cristo de la Agonía y María Santísima de las Penas.

Don José Luis Nieto Bautista: Hermano Mayor interino en los meses anteriores a julio de 1938. En 1940 fue propuesto para Hermano Mayor pero el Obispado lo rechazó por diversos problemas.
Don Juan Corral Barrera: Hermano Mayor desde el 16 de noviembre de 1939 al 3 de mayo de 1940.

Don Alberto Torres de Navarra Jiménez: Hermano Mayor desde el 4 de mayo de 1940 hasta el 10 de agosto de 1943, en que presenta su dimisión.

Don Ricardo Antonio de las Peñas Rodríguez: Hermano Mayor desde el 31 de agosto de 1943 al 14 de mayo de 1945.

Don Julio Villalba Granelli: Hermano Mayor desde el 15 de noviembre de 1945 a 1947.

Don Francisco Olmedo López: Hermano Mayor desde el 10 de enero de 1949 al 29 de junio de 1954.

Don José Fernández-Castany y Osuna: Hermano Mayor desde el 30 de junio de 1954 al 29 de mayo de 1958.

Don Antonio Graciani Vázquez: Hermano Mayor desde el 30 de mayo de 1958 al 14 de julio de 1963.

Don Luis Ponce de León Cabello: Hermano Mayor desde el 15 de julio de 1963 al mes de marzo de 1970.

Don Nicolás Baranda López: Hermano Mayor desde marzo de 1970 al mes de mayo de 1976.

Don Antonio García Sánchez: Hermano Mayor interino desde mayo a diciembre de 1976 y efectivo desde diciembre de 1976 al mes de noviembre de 1984.

Don José Solís Puya: Hermano Mayor desde noviembre de 1984 a diciembre de 1985, en que dimite. Hermano Mayor desde el 27 de junio de 1994 a 1998.

Don Miguel Navas Fernández: Hermano Mayor interino desde diciembre de 1985 al 2 de junio de 1986, y efectivo desde el 3 de junio de 1986 al 27 de junio de 1994.

Don Francisco Manuel Calderón Rodríguez: Hermano Mayor electo desde el 23 de junio de 1998, cargo que juraría el 25 de septiembre del mismo año, y que ha venido desempeñando hasta la actualidad.

 

(1) CAMINO ROMERO, ANDRÉS; “Presidentes y Hermanos Mayores en la Historia”. Boletín de la Cofradía de las Penas nº 25 (Cuaresma) Año 1998.

Cofradía del Stmo. Cristo de la Agonía
y María Stma. de Las Penas

Plazuela Virgen de las Penas S/N
29008 Málaga
España

Teléfono y e-mail

Tel.: +34 952 603 919
Email:laspenas@cofradiadelaspenasorg

© Cofradía de Las Penas - 2011